ANTES DE EMPRENDER…

Cada día son más las personas que deciden emprender, ya que cada día hay más oportunidades y entrenamos para encontrarlas. Pero existen algunos detalles que debes saber antes de emprender.

Seguramente todos aquellos que están pensando en algo nuevo o, que están cansados de hacer siempre lo mismo, que están hartos del trabajo que realizan a diario, que en su interior desean algo propio y desgastarse por sus sueños… todos aquellos que han invertido mucho tiempo en desarrollar una gran y gloriosa idea que podría cambiar el mundo, seguramente todos ellos han reunido las fuerzas suficientes para decidir atreverse a iniciar la aventura del emprendimiento. Cada día son más las personas que deciden emprender, ya que cada día hay más oportunidades y entrenamos para encontrarlas. Pero existen algunos detalles que debes saber antes de emprender. Esto tiene que ver con salirse un momento del perfil del individuo que corre todo el día y que lo hace todo, para detenerse a meditar conciensudamente sobre la parte ontológica del emprendedor. Antes de emprender necesitas tener las bases y fundamentos tan poderosos y seguros que sean capaces de resistir cualquier construcción por compleja que sea.  Todo lo que nos quite el sueño, (como decimos en Chile), conlleva un riesgo; si quiero a ganar más, más necesito arriesgar. La clave del éxito en el emprendimiento es disminuir el riesgo, y mi lema es “el riesgo se disminuye con información”, por ello te dejo información muy valiosa que he rescatado y comprimido en tres tips que debes conocer antes de emprender. 

 Hoy, el hecho de emprender es casi una necesidad si tienes metas financieras mas  ambiciosas que el común de la gente, aunque la “ intención de surgir” es un deseo intrínseco en cada persona; la era de la información es el resultado de la evolución de los mercados y las exigencias del cliente moderno. El emprendimiento da la posibilidad de desarrollar las habilidades mas ocultas del emprendedor, pero es necesario que lo que vayas perfeccionando quede en algún tipo de bitácora, ya que con el tiempo tendrás material acerca de quién eras antes y podrás evaluar tus cambios  mejoras. Como dice el verso, “la riqueza mas grande no es el dinero que vas obteniendo, sino en quién te vas convirtiendo para obtenerlo”.


Bien, dicho esto, vamos con estos tres tips antes de emprender.

1 Busca Quién Eres: La mayoría de los emprendedores hoy se estresan para y por todo. Nos estresamos para desarrollar una idea o para mejorarla, para conseguir financiamiento de fondos del Gobierno, para elaborar un presupuesto, nos estresamos con los proveedores, con los clientes, con los empleados, nos estresamos para cumplir un pedido, para hacer gestión o para vender, etc. Pero nadie o, muy pocos se esfuerzan en averiguar quiénes son realmente. Quien soy, tiene que ver con qué talentos, dones o habilidades poseo de manera intrínseca sin haber tenido que tomar un curso o ir a la Universidad para aprenderlos, son los talentos “por defecto” o “de fábrica”. Mucha gente está en el lugar equivocado, o en un entorno erróneo, o emprendiendo en un negocio que sólo les da dinero, pero que no tiene nada que ver con ellos… esto les produce infelicidad. 

Para hallar quién eres realmente, sugiero que te hagas las siguientes preguntas:

¿Qué es lo que mejor hago?, ¿qué me gusta hacer y me hace sentir realmente bien?, ¿qué es lo que la gente admira de mi?, ¿qué es lo que no me cuesta trabajo realizar y que me sale bien?, luego pregúntate ¿de qué manera puedo monetizar mi talento? Todos deberíamos estresarnos en buscar estas respuestas, ya que sólo así sabremos quienes somos y quiénes no. A partir de ello podrás crear un emprendimiento eficaz capaz de solucionar verdaderos problemas y necesidades.


2 Aprende a Manejar Tus Emociones: Para conseguirlo, primero debes convencerte de que no eres víctima de tus emociones ni del resto del mundo que “te hace sentir” enojo, rabia, alegría, euforia, tristeza, frustración, etc. El lenguaje común dicta, por ejemplo “estoy enojado porque no me aprobaron el crédito que pedí”, o “el sistema de Salud es tan malo que me da rabia escuchar al ministro de Salud”, o “seré realmente feliz cuando me case o cuando reciba la herencia o cuando sea rico”. Al pensar de esta forma, le otorgas el control de tu vida a personas y factores externos a ti. Cuando entiendas que nadie te hace enojar, sino que tú te enojas, entonces comenzarás a tomar el control de tu vida y en base a esto puedes construir una realidad nueva. Las emociones no se pueden evitar, pero si intervenir. Ellas son, junto con la mente, los motores más poderosos que posee el ser humano. Recuerda que de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, así actuamos. 

La felicidad no es un lugar al que puedo llegar para sentirme feliz… la felicidad es una decisión al igual que la ira, el enojo, etc.

Piensa un momento, ¿cuánto daño te hiciste al enojarte con tu amigo, esposo, hijo, jefe, etc?, ¿qué oportunidades has perdido por sentir rabia con la persona equivocada?, ¿qué consecuencias te trajo cada uno de estas emociones?

El camino del emprendimiento es como una montaña rusa, con muchos altos, pero muchos bajos también. Si tus emociones no están templadas, puedes perjudicarle gravemente en tus próximas desiciones. Aprender a controlar tus emociones te ayudará a poner el foco en soluciones y no en problemas y te convertiras en alguien que puede manejar cualquier tipo de situación.


3 Aprende Todos Los Días Algo Nuevo: biológicamente todos los seres humanos estamos construidos de manera similar, tenemos mecanismos de defensa frente a lo nuevo o desconocido que gatillan emociones como el miedo. Por ello nos es más cómodo quedarse con lo que ya tenemos y con lo que ya sabemos, aunque esto signifique estancarse. Por esta razón 9 de cada 10 negocios fracasan el primer año. La gente no aprende cosas nuevas! 

Los mercados son muy cambiantes, sobretodo hoy, por ello debes aprender a diario. Aquella persona que cree saberlo todo, lamentablemente quedará en el camino. Tú se diferente. Toma un libro, un nuevo curso, asiste a un seminario, busca un mentor que te guíe por donde él ya haya pasado, toma un coaching, aprende un nuevo idioma, acércate a personas exitosas para aprender de ello,  que no pase un día sin haber aprendido algo nuevo. Esto te mantendrá actualizado y con capacidad de responder cualquier pregunta. Recuerda que no hay fines de semana ni feriados para aprender. 

Averigua acerca del rubro que vas a emprender, conoce tu competencia, lee artículos que hablen de tu industria, etc.

Lo nuevo ofrece oportunidades de negocio constantemente.


Emprender es como luchar contra la gravedad, ¿que sucederá cuando no resulten las cosas o bajen las ventas o seas traicionado por un socio o cliente, o cuando recibas tu primer reclamo o cuando te critiquen?

Sabiendo quién eres,  manejando tus emociones y conociendo a qué te enfrentas, podrás mantenerte firme frente a cualquier adversidad en el emprendimiento.

 

 

Powered by LupoTech