Las Relaciones del Emprendedor

Sabemos que el emprendedor es una especie distinta, una raza diferente al resto del mundo, pero inserta en él. Por ello Las Relaciones del Emprendedor deben ser escogidas con inteligencia, astucia y cuidado.

Es necesario evaluar dos criterios matrices, que nos derivarán a otras facetas en cuanto a la calidad de cada relación que tengamos.

Estos dos criterios son:

  1. El poder e influencia que yo ejerzo sobre otros. Yo escojo en quien invertir mi tiempo y mis conocimientos para ser influencia en otros. Este es un poderoso principio de liderazgo que se utiliza en equipos de alto rendimiento.
  2. El poder e influencia de otros sobre mí. Hasta qué punto entrego el control que otros tienen sobre mí. Qué opinión es la que más me interesa. Esto tiene mucho que ver con el efecto que las criticas dejan en mí. Hasta qué punto me afectan.

Antes de hablar de estos criterios, déjame comentarte que las relaciones son los canales que nos permiten conectarnos con el mundo y sus sistemas. La cantidad de relaciones nos permiten tener mayores posibilidades, pero es la calidad de estas, la que nos permite qué tan lejos podeos llegar.

Desde ahí debemos establecer prioridades para la consecución de nuestros objetivos.

El ser humano no fue hecho para estar solo; nos necesitamos unos a otros para sobrevivir, para alimentarnos, para permanecer como especie en este mundo, etc.

Las relaciones son tan importantes que están presentes en cada segundo que respiramos, desde la supervivencia cuando el hombre salía a cazar, debía conformar equipo y sacar lo mejor de ellos para que en su especialidad pudieran desarrollarse y conseguir alimentar a sus tribus. Hasta la conformación de complejos equipos de trabajo en grandes compañías para lanzar un exitoso producto al mercado.

Debemos entender que hoy estamos en la era “colaborativa”, creo que los seres humanos somos cada vez más conscientes de la necesidad del “uno del otro”.

Solo mira a tu alrededor, de quién necesitaste hoy para lograr lo que te propusiste ayer? Ahora te pregunto, ¿qué tienen en común los hombres exitosos?, un equipo. Nadie lo logra solo, ni abandonado. Por supuesto que halaremos acerca de cómo construir equipos eficientes en otra ocasión.

Lo que me interesa que percibas hoy es que necesitamos establecer relaciones inteligentes y con sentido, ya que para tener un buen equipo de trabajo, primero debes tener relaciones saludables e intencionales.

Por favor responde estas sencillas pero concienzudas preguntas:

¿Por qué crees que los tenistas se juntan con otros tenistas?, o ¿por qué crees que los ricos no comparten con los pobres? Mucha gente ve esto como una omisión de crueldad, pero sin embargo existe una razón. Relaciones y sus consecuencias.

Ahora que entiendes que tener relaciones es una necesidad biológica del ser humano, veamos la calidad de estas relaciones.

El emprendedor necesita ser mucho más agudo en sus aciertos en cuanto al tiempo, recursos, estrategias y sobre todo, relaciones. Por ello, las relaciones del emprendedor deben ser escogidas, estudiadas con sumo cuidado.

Por ejemplo, hoy no se vende como se vendía antes. El consumidor no escucha los sermones de venta tradicional, por lo que ha sido necesario que el vendedor desarrolle “una relación de confianza primero con su prospecto”. Y es la confianza lo que llevará a la persona a convertirse en cliente.

Si no conozco a mi potencial cliente, no puedo establecer confianza, y sin ella no puedo vender. Por otro lado, necesito relacionarme con inversionistas, empresarios, otros emprendedores y personas exitosas que me den luces en el camino que estoy recorriendo. Pero esto requiere disciplina y una muy fuerte mente para gestionar mis movimientos sociales.

Existen relaciones toxicas que, como he dicho antes, nos drenan la energía, de alguna manera nos succionan la alegría y no nos damos cuenta de ello. Son negativos, siempre ven el vaso medio vacío, hablan de lo malo en el mundo y son expertos consejeros del resto del mundo, todos están mal menos ellos, se fijan en los errores de los demás y lo que es peor, siempre mencionan con desprecio los defectos de los demás. Debemos alejarnos de ellas hasta tener la capacidad de ser nosotros los influyentes en este tipo de personas.

En otra esquina tenemos las relaciones neutras. No nos suman ni nos restan, pero lo particular es que nos quitan tiempo. Debemos tener la suficiente madurez para identificar si nos son provechosas o no. Por favor que se entienda bien, no estoy diciendo que solo debemos tener relaciones por interés. Lo que digo es que debemos tener presente que podemos elegir qué tipo de relaciones tener.

Las relaciones saludables son aquellas que nos inspiran o que necesitamos tener, me refiero a la familia, amigos, esposa, esposo, hijos, etc. Son aquellas relaciones que nos llenan el alma y que nos hacen sentir humanos.

Y finalmente están las relaciones inteligentes. Son estas las que el emprendedor debe aprender a desarrollar. Con este tipo de relaciones podemos llegar muy, lejos, conseguir los objetivos que nos planteamos. Debemos invertir en estas relaciones tanto como podamos.

Con este tipo de relaciones se pueden desarrollar alianzas, negocios, auspicios, redes, etc.

Para cumplir tus metas y objetivos en tu negocio debes eliminar algunas relaciones, establecer nuevas, alejarse de otras y  mejorar unas pocas.

Tu visión es tu visión y si eres emprendedor, seguramente serás criticado, pero lo importante es que las relaciones inteligentes te pueden llevar al siguiente nivel.

Recuerda lo que cita el dicho: “No es cuánto dinero tienes, sino a quien conoces.”

Powered by LupoTech